Perfil

Me gusta que los personajes sean cotidianos, que tengan los pies en la tierra. Y lo que me atrae es que a esos personajes comunes les sucedan cosas extraordinarias. Que les pase algo que cambie su existencia. Que se les aparezca una gran luz o una sombra tremenda.   

Sin haber estudiado al menos un curso básico de animación, a los doce años de edad Carlos Carrera ya creaba figuras y escenarios de plastilina para filmarlos cuadro por cuadro con una cámara Súper 8. Veinte años después, este “animador autodidacta” –como él mismo se define– ganó la Palma de Oro en Cannes por su cortometraje de animación El héroe (1994), sobre un hombrecillo que intenta evitar el suicidio de una joven de ojos enormes en un concurrido andén del Metro.

Nacido en la Ciudad de México en 1962, Carrera es un retratista del modo de ser mexicano –para lo cual ha desarrollado un sentido del humor tan negro como incisivo– y un maestro de la animación. Actualmente su filmografía consta de cinco largometrajes de ficción y más de treinta cortos, la mayoría de ellos animados. Su película más controvertida es El Crimen del Padre Amaro (2002), una adaptación libre de la novela de Eça de Queirós y protagonizada por Gael García Bernal, en la que narra la historia de un sacerdote que seduce a una jovencita y los inevitables sentimientos de culpa de uno y otra. Tras estudiar comunicación en la Universidad Iberoamericana, ingresó al Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), donde perfeccionó la técnica de animación en dos dimensiones, también conocida como plástica animada (sobresale su trabajo con pintura de oleo) y la llamada stop motion con figuras de plastilina. De esta época destaca el corto Malayerba nunca muerde (1988), mismo que inspiró el nombre de la compañía productora que fundó años después: Malayerba. 

Con el apoyo del programa de apoyo a las óperas primas del CCC, Carrera realizó su primer largometraje, La mujer de Benjamín (1991), que coescribió con el cineasta Ignacio Ortiz, condiscípulo suyo de la escuela. La película narra la historia de un grotesco y primitivo solterón que se obsesiona con una joven mucho menor que él, al grado de secuestrarla con la esperanza de ser correspondido, y a sabiendas de que ella está enamorada de un camionero que se la quiere llevar del pueblo. 

La mujer de Benjamín se exhibió por primera vez en el festival de Berlín de 1991, en el marco de un ciclo titulado Panorámica del Cine Mexicano. La ópera prima de Carrera se proyectó en cientos de salas de México y cosechó más de cincuenta premios internacionales. 

Para contextualizar, recordemos que a principios de los noventa surgió una nueva generación de cineastas mexicanos, a quienes la prensa se apresuró en etiquetar como los artífices del “nuevo cine mexicano”. Sólo con tu pareja (1991), de Alfonso Cuarón; Cabeza de vaca (1990), de Nicolás Echevarría; Ángel de fuego (1991), de Dana Rotberg; Danzón (1991), de María Novaro; Cronos (1991), de Guillermo del Toro y La mujer de Benjamín (1991), de Carlos Carrera, figuran como los títulos y cineastas que –pese a las enormes dificultades que vivieron para financiar sus proyectos– se abrieron paso en una de las peores crisis del cine mexicano.  

La segunda película de este cineasta, La vida conyugal (1993), una comedia negra sobre la desintegración de un matrimonio basada en la novela de Sergio Pitol, no logró despertar el interés de la crítica ni del público. Pero mientras realizaba este filme, Carrera trabajaba horas extras en El héroe (1994).  

El héroe se convirtió en un clásico del cine animado. Con este corto, Carrera se confirmó como un autor con un estilo propio y dotado de una imaginación desbordada que, según apuntes del investigador Juan Manuel Aurrecoechea, no tiene antecedentes en la historia de la animación mexicana. “Si se quiere encontrar alguna influencia en su obra quizá hay que buscarla en las escuelas checa, polaca o soviética, pero no en México”. 

Su siguiente película fue Sin remitente (1995), la cual narra la historia de un hombre maduro que no tolera a su escandalosa y joven vecina, quien, con el único afán de molestarlo, le escribe cartas de amor firmadas por una desconocida. 

Carrera desarrolló un personaje parecido al de su ópera prima: un hombre entrado en años que se enamora de una joven que no siente lo mismo por él, aunque esta vez con el ambiente de la Ciudad de México.

La Academia Mexicana la reconoció con los premios Ariel a mejor dirección, mejor película y mejor actor.  En 1998 dirigió Un embrujo, película de época que se ubica en los años treinta, en un pueblo de la costa yucateca, donde un adolescente es iniciado en el amor por su maestra, quien huye cuando la relación es descubierta. Años después, la mujer regresa y las cosas se complican en el pueblo. 

A Un embrujo le siguió El crimen del padre Amaro, la película más taquillera en la historia del cine mexicano. Se sabe que el productor Alfredo Ripstein quería filmar esta historia desde los años setenta, pero fue hasta el año 2000 cuando concretó el proyecto. El experimentado escritor y guionista Vicente Leñero se encargó de la adaptación.  

La historia de un sacerdote que se enamora de una jovencita provocó la ira de la Iglesia Católica y de los sectores más conservadores de la sociedad mexicana, que al final de cuentas se convirtió en una campaña publicitaria tan efectiva que atrajo a más de seis millones de espectadores a las salas de cine. (Del libro 50 cineastas iberoamericano, generaciones en tránsito. Cineteca Nacional, México 2008)

Actualmente es Presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, A.C.


Filmografía

Director  Cuando me vaya 
Director  Muy cortometraje, Un 
Escritor  Muy cortometraje, Un 
Productor  Muy cortometraje, Un 
Director  Amada 
Escritor  Amada 
Director  Mala yerba nunca muere 
Director  Mujer de Benjamín, La 
Director  Vida conyugal, La 
Escritor  Vestidito blanco como la leche nido, Un 
Director  Vida conyugal, La 
Director  Vestidito blanco como la leche nido, Un 
Escritor  Paloma azul, La 
Animación  Héroe, El 
Director  Héroe, El 
Animación  Héroe, El 
Director  Héroe, El 
Director  Sombras de la Malinche 
Productor  Mejores deseos, Los 
Guionista  Héroe, El 
Director  Paloma azul, La 
Director  Mejores deseos, Los 
Guionista  Sin Remitente 
Director  Sin Remitente 
Director  Sin Remitente 
Director  Embrujo, Un 
Escritor  Embrujo, Un 
Director  Brisa de navidad 
Director  Brisa de navidad 
Director  Crimen del Padre Amaro, El 
Guionista  De raíz 
Director  Cero y Van Cuatro 
Edición  De raíz 
Director  De raíz 
Productor  Mezcal 
Director  Sexo, amor y otras perversiones 
Productor  Mezcal 
Productor  Daniel y Ana 
Director  Ana 
Director  Backyard 
Guionista  Daniel y Ana 
Productor  Mar muerto, El 
Director  De la Infancia