Noticine-CorreCamara.com
  

En 1986, el chileno Gonzalo Justiniano estrenaba su primera película, “Hijos de la guerra fría”. Veinticinco años después, está a punto de presentar en el Santiago Festival Internacional de Cine (Sanfic) fuera de concurso su novena película: “¿Alguien ha visto a Lupita?”, una coproducción con México, Argentina, Francia y Alemania. Los actores estarán invitados y él será jurado de la competencia internacional.
  

La première mundial fue el mes pasado en el Festival Latino de Los Angeles, a la que asistieron los protagonistas de la película: la popular actriz y cantante mexicana Dulce María y el chileno Cristián de la Fuente, también coproductor de la cinta. “Fue espectacular. Muy provechoso para la película”, dice Gonzalo Justiniano. “Nos invitó Edward James Olmos, para que tuviéramos una ‘première’. Estaba lleno. Había mucha prensa. Y salí súper contento con la recepción”, agrega.
  

Fue el corolario de un largo proceso que se inició hace más de cinco años. “Ha sido una odisea hacer esta película”, dice su director. “Tuvimos el apoyo de Olmos y de una productora mexicana, con un presupuesto bastante holgado. Pero vino la crisis, y se nos cayó la mitad del presupuesto. Después lo de la gripe porcina, y aumentaron los problemas”.
  

El propio Justiniano resume la trama de “¿Alguien ha visto a Lupita?”: “Es la historia de una joven a la que la familia quiere meter en un tratamiento, porque tiene reacciones extrañas. Tuvo problemas cuando niña, un brote psicótico. Esta niña que se llama Lupita y se arranca y quiere demostrar que es la menos loca”.
  

“Desde un tiempo a esta parte, me interesa hacer cine para expresarme, para entretenerme y para entretener”, dice el cineasta chileno. “El trabajo que hicimos a nivel de imagen y sonido nos dejó muy satisfechos. Creo que es una de las películas más difíciles que me tocó hacer. Hay una mezcla lúdica, de una realidad que se va transformando. Es una ficción. Una gran mentira que, de paso, cuenta algunas verdades”.
  

Tras el Festival en Los Angeles, el director estudia las ofertas de cuatro compañías para distribuir la película. Pero en Chile, dice Justiniano, que sí o sí, debería estrenarse a mediados del mes de octubre.